/Historia de la tarjeta roja en el fútbol, la sanción más temida
Historia de la tarjeta roja en el fútbol

Historia de la tarjeta roja en el fútbol, la sanción más temida

La historia de la tarjeta roja en el fútbol es muy interesante y se remonta a la década de 1960, cuando el árbitro inglés Ken Aston ideó el sistema de tarjetas de colores.

Ken Aston, árbitro de fútbol inglés se hizo famoso por idear el sistema de tarjetas amarillas y rojas en el fútbol, pero además, también introdujo las banderas amarillas de los árbitros asistentes.

La tarjeta roja en el fútbol en la actualidad es una de las herramientas más importantes de los árbitros y se utiliza para expulsar a un jugador del campo de juego por una infracción grave.

La historia de la tarjeta roja en el fútbol dio inicio cuando Aston estaba arbitrando un partido de la Copa Mundial de 1962 entre Chile, país anfitrión e Italia. Aston se vio frustrado por la incapacidad de comunicarse con los jugadores y los entrenadores sobre las infracciones que eran cantadas a viva voz por el árbitro.

El partido que fue denominado como la “Batalla de Santiago”. Dos periodistas italianos habían calificado a Chile como país subdesarrollado y deprimente, y el partido ya se presentaba muy tenso.

Se presentaron episodios con mucha violencia nunca antes vista en un partido del Mundial. El árbitro expulsó a dos jugadores italianos, Giorgio Ferrini y Mario David, en el primer tiempo. Ferrini se negó a abandonar el campo y tuvo que intervenir la policía chilena.

Aston, quien también fue uno de los primeros en usar el uniforme de árbitro color negro vigente hasta el día de hoy, también se quejaba de que los espectadores a menudo no percibían las advertencias o expulsiones.

Durante la Copa Mundial de Fútbol de 1966, donde Aston presidió el Comité de Árbitros de la FIFA. En los cuartos de final entre Inglaterra y Argentina, el argentino Antonio Rattín fue expulsado, pero no entendió la decisión del árbitro, o fingió no haberla comprendido.

En el encuentro, el árbitro alemán, Rudolf Kreitlein, pitó la falta, pero fue incapaz de frenar el rudo juego de Nobby Stiles, el defensa inglés conocido por sus entradas violentas.

El argentino Antonio Rattin protestó al árbitro, quejándose de su debilidad, y fue expulsado. Pero Rattin se negó a abandonar el campo: alegaba que no entendía las órdenes del árbitro alemán.

Rattin tardó quince minutos en salir del campo y cuando lo hizo, retorció con desdén el banderín de córner con la bandera británica.

El partido acabó con victoria inglesa 1-0 pero enturbiado por la violencia y el cruce de insultos. Alf Ramsey, seleccionador inglés, llamó “animales” a los argentinos y prohibió a sus jugadores intercambiarse la camiseta con los rivales.

Luego del partido, cuando Ken Aston iba camino a su casa con la preocupación por lo sucedido. Se necesitaba una forma más clara y concisa de comunicar las decisiones de los árbitros y la inspiración le llegó de las luces de los semáforos.

Cuando se detuvo en el semáforo de Kensington High Street, se le ocurrió una gran idea: Crearía un sistema de tarjetas de colores para comunicar las intenciones de un árbitro, así se evitarían malos entendidos, se superarían las barreras de los idiomas y todo el mundo podría saber qué estaba ocurriendo en el campo.

La tarjeta amarilla se utilizaría para advertir a un jugador de que estaba a punto de ser expulsado. La tarjeta roja se utilizaría para expulsar a un jugador del campo de juego de forma permanente.

La propuesta de Aston fue aprobada por la FIFA en 1966, pero no se implementó hasta la Copa Mundial de Fútbol de 1970 en México, pero ese año en el torneo no se mostró ninguna tarjeta roja.

La primera tarjeta amarilla en la historia de la Copa Mundial fue mostrada por el árbitro alemán Rudolf Tschenscher al jugador sueco Kurt Hamrin, por una falta contra el jugador brasileño Pelé.

La primera tarjeta roja mostrada

La primera tarjeta roja en la historia de la Copa Mundial se mostró en 1974, durante el partido entre Alemania Occidental y Chile.

Durante el encuentro, el árbitro turco Doğan Babacan se convirtió en el primer árbitro de la historia de la tarjeta roja en el fútbol en mostrar la que expulsó al jugador chileno Carlos Caszely por una agresión contra el jugador alemán Berti Vogts.

Desde entonces, las tarjetas rojas se han convertido en una parte integral del fútbol. Se utilizan para disuadir a los jugadores de cometer infracciones graves y para protegerlos de lesiones.

Babacan, quien se convirtió en árbitro en 1955. Formó parte de los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972. También dirigió la Supercopa de Europa de la UEFA de 1975, las semifinales de la Copa Mundial de Clubes Campeones en 1974 y 1977, así como la semifinal de la Copa de la UEFA de 1978. Portó la escarapela de la FIFA durante 10 años. Concluyó su carrera de árbitro en 1978.

Historia de la tarjeta roja en el fútbol
Doğan Babacan

Razones para mostrar una tarjeta roja

En la actualidad, las tarjetas rojas se utilizan en todos los niveles del fútbol, desde los partidos de aficionados hasta los partidos internacionales. Las faltas que pueden ser sancionadas con tarjeta roja incluyen:

  • Agresiones físicas graves, como patadas, puñetazos o codazos.
  • Entradas peligrosas, que pueden poner en peligro la integridad física del adversario.
  • Faltas repetidas, que demuestran una falta de disciplina.
  • Protestas y el uso de lenguaje o gestos ofensivos al árbitro, jueces de línea, dirigentes o cualquier otra persona autorizada en el campo del encuentro.
  • Conducta antideportiva
  • Acumulación de dos tarjetas amarillas por parte de un jugador.

Un jugador expulsado debe abandonar el campo de juego inmediatamente y no se le permite volver a participar en el partido. Además, el equipo no podrá reemplazar al jugador expulsado, por lo que terminará el partido con un jugador menos, algo que significa una seria desventaja para el conjunto.

Historia de la tarjeta roja en el fútbol en datos

La tarjeta roja es una herramienta importante para mantener el orden y la disciplina en el fútbol.

Ayuda a proteger la integridad del juego y a garantizar que los partidos se disputen en un ambiente seguro y justo por lo que merece la pena mencionar algunos datos interesantes sobre su uso a través de su historia:

En la historia de la tarjeta roja en el fútbol el jugador que ha recibido más tarjetas es el italiano Paolo Montero, con un total 28.

El jugador que ha recibido más tarjetas rojas en la Copa Mundial de la FIFA es el mexicano Rafael Márquez, con tres.

El jugador que ha recibido una tarjeta roja más temprano en un partido de la Copa Mundial de la FIFA es el alemán Rudi Völler, quien fue expulsado apenas a los dos minutos de iniciado el partido contra Francia en 1982.

Futbolistas famosos con tarjetas rojas

Uno de los más notables fue en la final de la Copa del Mundo de Alemania 2006, cuando en el tiempo extra de cuartos de finales entre Francia e Italia, Zinedine Zidane, el jugador más destacado del torneo, fue expulsado por darle un cabezazo a Marco Materazzi, un defensa italiano. Este incidente fue uno de los más polémicos en la historia de la tarjeta roja en el fútbol.

Otro caso fue el de David Beckham el astro de la escena deportiva inglesa cuando en el Mundial de Italia 1998, durante un partido de octavos de final contra Argentina, le fue sacada una tarjeta roja por un cruce contra Diego Simeone.

Beckham sufrió una falta de Simeone que le llevó al suelo y, ante el enfado y frustración, se fue al suelo de forma exagerada cuando en realidad apenas le había rozado. El árbitro sacó tarjeta roja y expulsó a Beckham cuando el partido estaba empatado 1-1. El encuentro llegó a los penaltis, pero Inglaterra no pudo imponerse. Así pues, Inglaterra se despedía del Mundial culpando de la derrota a David Beckham.

La expulsión de un jugador conlleva un impacto significativo en el resultado de un partido. Por lo tanto, los árbitros deben utilizar esta sanción con moderación, solo cuando sea estrictamente necesario ya que obligan al jugador expulsado a abandonar el campo de juego de forma inmediata y permanente.

En los últimos años, se ha propuesto la introducción de una tarjeta naranja, que sería una advertencia más severa que la tarjeta amarilla, pero menos grave que la tarjeta roja. Sin embargo, esta propuesta aún no ha sido aprobada por la FIFA.